Acompañamiento Psicológico y Espiritual

 

Inmediatamente terminada la sesión de regresión, algunos pacientes solicitan mi opinión sobre su trabajo terapéutico. La mayoría de las veces doy breves recomendaciones a seguir después de la sesión y hago pocos comentarios sobre el contenido de la sesión. La razón es que en ese momento la persona acaba de recibir mucha información en forma verbal y no verbal con la propia vivencia de la terapia regresiva, generalmente está cansada y aún está con su consciencia expandida. Creo que en ese momento lo más recomendable para mis pacientes es estirar las piernas en un paseo y alejarse de cualquier exigencia para permitir el procesamiento natural de la experiencia.  

 

Por lo general, pasado un tiempo de la sesión, los beneficios y los aprendizajes se manifiestan espontáneamente. De pronto el paciente se da cuenta que el síntoma por el cual consultó es más leve o ya no está. También es frecuente que comience a ser consciente de ciertos aspectos de su vida que antes no se percataba. Es decir, adquiere un aprendizaje. Este tiempo varía para cada persona y puede abarcar otras facetas, no solamente la remisión de síntomas o aprendizajes.

 

Dentro de lo que he visto suceder está la posibilidad de que la persona se percate de que una sesión es un avance pero no es la solución a la problemática inicial, otras veces sí es la solución del motivo de consulta, no obstante, hay un cambio en la percepción, la persona experimenta su vida con un nivel de consciencia distinto al que estaba antes de la sesión de TVP y descubre una nueva alternativa o un problema subyacente al primer problema que antes no visualizaba. Se da cuenta que desea seguir trabajando en TVP o de otra forma.

 

Me fui dando cuenta que es muy significativo el trabajo que hace el paciente entre una y otra sesión de TVP y que para algunas personas es muy benéfico verbalizar todo el proceso interior y obtener reflejos. Sin embargo, después de una experiencia de TVP, encontrar a alguien que pueda escuchar y acompañar al paciente de una forma neutral es muy poco común. Simplemente porque no son muchas las personas que han vivenciado algo similar. 

 

En este acompañamiento que ofrezco hago varios roles. Uno de ellos es ser un buen escuchador, para que el paciente se escuche a sí mismo. Otras veces actúo como un fiel espejo, reflejar lo que percibo del paciente para que se pueda ver desde un punto distinto al habitual. Además, en esta compañía puedo transmitir otras herramientas de la psicología tradicional y transpersonal que resultan ser un excelente complemento en el proceso personal de transformación.  

 

Si deseas probar estas sesiones de escríbeme mencionando Acompañamiento Psicológico y Espiritual.