Terapia de Vidas Pasadas (TVP)

                                          

¿En qué consiste una TVP?

Realizar una regresión terapéutica (o terapia regresiva) con la ayuda de un terapeuta calificado trae innumerables beneficios, el alivio de las dolencias es lo primero. Sin duda, la mayor importancia que tiene la regresión son los fines curativos, pues está demostrado que logra solucionar, de forma rápida y segura, diversos problemas que tenemos en esta vida trayendo al presente los hechos no resueltos de vidas pasadas. Sin embargo, la gran ventaja de hacer TVP no es solamente sanación, mejora o alivio, sino que es poder ir más allá de las estructuras mentales y ampliar la vida.

Brian Weiss popularizó en occidente la temática de la reencarnación con su publicación “Muchos vidas, muchos maestros” (1988), antes el Dr. Morris Netherton, publicó el primer libro en el campo de la terapia de vidas pasadas, “Past Life Therapy” (1978),  el Dr. José Luis Cabouli desarrolló el Centro de Estudios de la TVP, esta última, por su elevado nivel, fue la escuela que elegí para realizar mi curso de formación en regresiones a vidas pasadas (TVP).

Fundamentalmente la TVP es una técnica que permite el crecimiento, despertar y evolución de los que participan en ella. Cabouli la define como “el encuentro conciente con el alma” (*).

Tener un encuentro conciente con nuestra alma significa poder observar nuestra situación desde el punto de vista del ser superior (la parte más evolucionada de nosotros mismos). En esa dimensión la realidad es distinta a como ordinariamente estamos acostumbrados a percibirla, el velo que nos genera el captarla sólo con los cinco sentidos no existe, se puede experimentar claridad, plenitud, poder, amor incondicional, en fin, lo que realmente somos, nuestra esencia. En esta situación se pueden resolver los dolores que nos están afectando actualmente, y además se produce un crecimiento en nuestro grado de conciencia que nos sigue acompañando y nos conduce a comprender el sentido y la importancia de esta vida.

                                                         

 

¿Qué se puede sanar con la TVP?

Si aceptamos que el origen de nuestro mundo de formas (físicas, emocionales y mentales) nace a partir de una realidad sin forma, a la que solemos denominar yo superior, ser interior, psiquis o alma, se comprende que la causa de todo dolor o disfunción se aloja en esa dimensión.

Desde este punto de vista los problemas físicos, emocionales, mentales, psíquicos o espirituales, son distintas manifestaciones de la conciencia y la TVP trabaja simultáneamente en todos estos planos. Por eso se puede trabajar en la sanación de todo o casi todo, por ejemplo y entre otros: miedos, fobias, depresiones, crisis de pánico, problemas de relación, enfermedades físicas o psicosomáticas, problemas conductuales, delirios, disfunciones sexuales, tendencias suicidas, adicciones, alteraciones emocionales, duelos no resueltos, experiencias para normales, etc.

Con la TVP también se trabaja la vida fetal, el nacimiento, la primera infancia u otras vivencias de nuestra vida actual en la que necesitamos sanar experiencias dolorosas. Además la TVP nos brinda la posibilidad de trabajar en espacios místicos, donde a veces se producen encuentros con familiares fallecidos o seres de otra realidad como ángeles, elementales, seres de luz,  etc.

 

¿Es necesario usar hipnosis?

Mediante una regresión se trae a la conciencia el instante donde se origina esa emoción que está causando el problema actual. Cuando la emoción se reúne con la experiencia que la causó se produce una liberación de energía y comienza a desaparecer el síntoma.

Para esto no hay necesidad de recurrir a la hipnosis, aún más, es desaconsejable, porque evita el compromiso conciente por parte del paciente y le impide ver la relación directa entre las experiencias del pasado y las de la vida actual. Es preferible trabajar con el estado expandido de la conciencia, que significa tener conciencia de lo que ordinariamente no percibimos, vivenciar el presente al mismo tiempo que se advierte otra dimensión, otro lugar, otro tiempo.

                                                          

 

¿Es importante la calificación del terapeuta?

Si, pues los límites del terapeuta limitan el trabajo del paciente.

 

¿Me ayuda a sanar si me dicen quién fui en vida pasada?

Es la propia alma la que trabaja con sus experiencias pasadas hasta despenderse de las energías emocionales que la perturban. El alma necesita del cuerpo para transmutar las emociones y sensaciones dolorosas, es una de las razones por la cual estamos encarnados. “El cuerpo se enferma para que se sane el alma”(*). La TVP le da al alma la oportunidad de sanar sin necesidad de enfermar el cuerpo. No sirve que a la persona le digan quien fue o que hizo en una vida pasada, sino que al experimentarlo en si misma, al revivir los traumas del pasado con toda la energía de emociones y sensaciones, se depura el alma y desaparecen los síntomas.

 

¿Tiene riegos o contraindicaciones la TVP?

No hay riego ninguno, es más, es muy beneficiosa. Y las contraindicaciones son relativas, cada caso debe ser evaluado individualmente. Es muy inusual que alguien no pueda hacer una regresión terapéutica, en caso de duda deberá consultar con su médico. 

 

¿Podría no volver de una TVP?

Una aprensión común es la posibilidad de no “volver” de la regresión o quedarse en el pasado. En realidad esa posibilidad no existe, pues no se “va” a ninguna parte. Todo el trabajo se realiza en estado de conciencia expandida, es decir, se está conciente de lo que nuestra alma está queriendo resolver revisando las vivencias que están alojadas en lo más recóndito de nuestro ser. Y en esta dimensión del alma el tiempo no es lineal como lo es en el plano de conciencia ordinaria. Para el alma el tiempo no existe como lo percibimos nosotros, todo está sucediendo en todo momento, es uno de  los principios que explica como funciona una TVP. Por eso no es necesario “ir” a ninguna parte en una regresión, siempre se está “acá”.

 

¿Podría experimentar una experiencia para la cual no estoy preparado?

Si usted está leyendo estas líneas probablemente ya esté en vías de conocer por si mismo lo que es una TVP, el alma en su sabiduría infinita nos va conduciendo a las experiencias que necesitamos vivir. Como ejemplo de esto, algunas veces en una regresión cuando preguntamos por una situación determinada el alma nos responde que “aún no es momento, que más adelante podremos saber”. Al alinearnos con nuestro ser superior  comprendemos que toda experiencia tiene su razón de ser y nada es al azar. 

 

¿Es seguro acceder a un recuerdo o puede no resultar?

En mi experiencia clínica, alrededor de un 95 % de las personas entra en regresión la primera vez. Algunas veces el alma del paciente lo lleva a recuerdos de su infancia o de la vida intrauterina, y la razón es que esos son los hechos que el alma debe revisar y aún no es momento de recordar una vida pasada, lo que se da casi siempre en los siguientes trabajos.

Del 5% que no entra en regresión la primera vez, casi todos lo logran en la segunda o en la tercera vez.

A los que les cuesta mucho entrar en estado de conciencia expandida son personas de fuertes estructuras mentales, que si se dan el tiempo de trabajarlas suelen desbloquearse.

Las limitaciones que pueden surgir son más bien de cada persona en particular, ya sea del paciente o del propio terapeuta. Muchas veces la solución del conflicto no depende de la técnica que se utiliza sino más bien de la relación que se establece entre terapeuta y cliente.

Por lo general, cuando el paciente se entrega libremente y por completo al trabajo (sin miedos o aprensiones) más beneficiosa es la regresión que este realiza.

También influye en el éxito de la experiencia la necesidad (o las ganas) que se tenga de tener una experiencia de este tipo, y esto generalmente es a nivel inconsciente porque se ha acumulado durante mucho tiempo ese deseo.

Tu alma está ávida a comunicarse contigo y cuando CONFÍAS aseguras a que este proceso se lleve a cabo.

 

¿Para qué se hace una TVP?

Primero que nada, para resolver o aliviar el síntoma por el cual consulta el paciente y acompañarlo en su dolor hasta trasmutarlo. Muchas veces es necesario obtener el perdón de si mismo y de los seres involucrados en la experiencia. También para poder asumir la responsabilidad de sus acciones pasadas y de si mismo. Para extraer un aprendizaje de la experiencia. Adicionalmente lo ayuda a comprender cuál es su problema y cuáles son sus potenciales no usados, entonces puede crear un nuevo modelo de si mismo y de su vida. Así también para comprender el propósito de las circunstancias actuales y convertirlas en sabiduría. Para tener conciencia de la razón de ser y de existir. Experimentar la verdadera esencia espiritual al reunirse con su conciencia superior. Responder a la pregunta ¿quién soy?

                                                          

 

¿Existen las vidas pasadas?

En la sesión pueden surgir recuerdos de esta vida, de nuestra infancia, de nuestro nacimiento, de la vida intrauterina o de otras vidas. Aunque la persona crea que son puras fantasías, la terapia funciona de todos modos, porque está enfocada en liberar energías que han quedado atrapadas en nuestro inconciente proveniente de situaciones dolorosas de nuestro pasado. Por eso se dice que, creamos o no en la reencarnación, una TVP funciona igualmente.

 

¿Cómo es formalmente la terapia?

En lo formal, en la primera sesión de terapia de vidas pasadas, hay una breve charla con el paciente para enterarse de su motivación o dificultad, de los detalles importantes de su biografía y se aclaran dudas. Luego se realiza la sesión propiamente tal. Por esto, es usual que la primera sesión dure un poco más de lo común. Normalmente, a partir de la segunda cita, la sesión de TVP se extiende por dos horas.

 

¿Cuántas sesiones se necesitan?

La TVP suele ser muy efectiva, muchas veces desde la primera sesión puedes obtener una disminución significativa de tu problema o motivo de consulta, sin embargo, debes considerar que una sesión no reemplaza a un tratamiento con la TVP.  La TVP es un método terapéutico seguro y de rápida respuesta, para algunos una sesión será suficiente, mientras que otros optarán por hacer un proceso terapéutico más largo. La TVP implica un intenso trabajo evolutivo en que cada paciente realiza un proceso propio y singular, por eso, es él (o ella) en definitiva quién debe asumir la responsabilidad de su ritmo de su trabajo.

                                                          

 

¿Cuales son los fundamentos de la TVP?

Los antiguos hindúes usaban los términos:samskáras y vásanás. El primero refiere a los residuos emocionales originados en experiencias pasadas y el segundo a las tendencias latentes arraigadas en el alma que producen conductas e impulsos que usualmente no podemos controlar. Estos conceptos nos muestran que ya en las antiguas civilizaciones se comprendía el proceso de la reencarnación 

Experimentar una vivencia dolorosa genera fuertes sentimientos y emociones que penetran en las profundidades de nuestro ser como un tipo de energía que no se agota con la muerte. Cuando no logramos procesar estas emociones el dolor se instala en nosotros convirtiéndose en sufrimiento permanente. Estas energías acompañan al alma, encarnación tras encarnación, buscando expresarse, repitiéndose hasta el cansancio, superponiéndose como un velo invisible a las experiencias de la vida actual, generando patrones de conducta, mandatos, creencias, mecanismos de defensa, síntomas físicos y reacciones que no logramos dominar.

En una TVP, al revivir un hecho doloroso, se procesa desde una perspectiva superior estas emociones y situaciones, comprendiendo que el sufrimiento nos está impulsando a crecer y a evolucionar.

“La base del accionar terapéutico de la TVP es la revivencia del trauma original, incluyendo las experiencias de vidas anteriores.  Es un hecho conocido que alivia los síntomas del paciente” (*)

 

Incredulidad, confusión y desconocimiento de la TVP.

Ya hace más de un siglo que se comenzó a trabajar con la técnica de regresión de la memoria y se han publicado completos trabajos de distintos terapeutas en todo el mundo, sin embargo, todavía existe una gran confusión y desconocimiento, además de mucha incredulidad al respecto. Es una de las razones por la que decidí fundamentar este quehacer en la obra en uno de los mejores exponentes - para mi gusto - de esta disciplina a nivel mundial, el doctor José Luis Cabouli. Algunas citas que aquí entrego son extractos de uno de sus libros:” El Trabajo del Alma. ¿Qué es la Terapia de Vidas  Pasadas? Ediciones Continente, 2004”(*).  Más información sobre su obra podrá encontrase en la sección Enlaces.

    Compartiendo con José Luis Cabouli, durante el Curso Intensivo de Formación en TVP.    

    SUBIR                                                                                    

 

                                                                                        

 

 Inicio.